//
you're reading...
entre medios

En torno al debate

Lo siguiente es mi opinión personal en torno al debate que enfrentó el pasado día 7 de noviembre

Como avanzaba este artículo de El País, se enfrentaban dos estilos comunicativos muy distintos:

Uno, el caracterizado por Rajoy, es más pausado, con uso de frases retóricas y juegos de palabras muy bien traídos.  Por el contrario, la costumbre de leer en exceso – particularmente grave en la intervención final mirando a cámara – es uno de sus puntos más débiles, ya que resta credibilidad a sus intervenciones.

Por su parte, Rubalcaba, cuenta con una buena capacidad dialéctica, basada en frases sintéticas bien pausadas dentro de un estilo didáctico y ordenado.  Por contra, posee ciertos tics como un gesto de los dedos como si introdujera una moneda en una ranura y la tendencia a encorvarse bajando la cabeza y encogiendo los hombros.

Con respecto a la realización  y a la presentación de Manuel Campo Vidal, ha habido críticas por considerarlo encorsetado y reducir la labor del moderador a dar paso a los tiempos de cada candidato y poco más. Para ser justos, habría que decir que así es como lo pactaron los partidos en largas negociaciones en las que se aseguraron de evitar cualquier tipo de sorpresa desagradable. Campo Vidal por su parte se defendió asegurando sobre este tipo de debates que “lo más difícil es conseguir que se hagan”.

¿Quién consiguió imponer su estilo y su agenda de temas en el tempo del debate?

Rajoy parece que consiguió llevar el debate a su terreno.  No tanto por lo que dijo sino por contrarrestar perfectamente las iniciativas de Rubalcaba, a quien identificó con el gobierno saliente – a este respecto los dos lápsus del líder del PP confundiendo a Rubalcaba con Rajoy fueron posiblemente premeditados – y dejando que Rubalcaba se quemara en una búsqueda del programa oculto del PP que no logró su objetivo.

Rubalcaba empezó bien, uso una táctica muy agresiva, pero fue perdiendo fuste en la medida en que Rajoy evadía una y otra vez sus preguntas.  Ahí creo que tenía que haber intentado otra cosa. No hacerlo convirtió indirectamente a Rajoy en protagonista absoluto y caracterizó a Rubalcaba como líder de la oposición a ojos de los espectadores.

Hubo además otros aspectos que me gustaría destacar:

  • Mientras Rajoy hablaba en primera persona del plural (nosotros), “mi partido y yo estamos preparados y tenemos experiencia; hemos hecho cosas en momentos difíciles”, refiriéndose a la imagen de “marca” de su partido en especial con referencia al equipo económico de Aznar en el 96, Rubalcaba intentaba distanciarse de cualquier mención al PSOE, algo que se hizo notorio en el speech final, cuando habla de su capacidad individual para actuar: “frente a las adversidades, sé reaccionar, no me arrugo, no me echo atrás” Creo que esto le penalizó, pues resulta más convincente y sólida una persona que habla en nombre de un equipo.
  • Llama la atención los temas que no se tocaron, probablemente por acuerdo entre los dos partidos: la corrupción, la situación en Europa, o el 15M y sus demandas, entre otros. Tampoco entiendo aquí que Rubalcaba no sacara a relucir el tema del final del terrorismo que es en parte una buena gestión suya al frente de Interior.   En cuanto al elemento personal, creo que ambos candidatos están lastrados por su pasado; habiendo ocupado puestos importantes en el gobierno son vistos por gran  parte de la audiencia como parte del establishment actual sin realmente muchas cosas nuevas que aportar. 
  • En el caso de Rubalcaba, el componente profesional sí es aprovechable, creo que la razón para no hacer valer su “curriculum” es, quizás, que está directamente relacionado con un gobierno del cual intenta desmarcarse a toda costa.
  •  En las habilidades comunicativas, Rubalcaba está mucho mejor que Rajoy, que no puede dejar de leer más de diez segundos, aunque el candidato socialista estuvo mal iluminado y se le ve nervioso en muchos momentos.
  • No quería dejar pasar aquí el error de Rubalcaba: “ahora el que miente es usted”

 Este momento y la mirada entre los dos podría resumir un debate que de tan controlado todos sentimos en parte que fue más interesante por lo que callaron los candidatos que por lo que efectivamente nos contaron.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: