//
archives

internacional

Esta etiqueta está asociada a la entrada 1

Historia de dos países

Las dos comparten un mismo espacio: la península de Corea, pero son el día y la noche; Una comunista y autoritaria, la otra capitalista y liberal.  La del norte es uno de los países más aislados del mundo, potencia núclear y enemigo declarado de occidente.  La del sur, una de las economías emergentes de Asia y aliada incondicional de Estados Unidos.  Con motivo de la sucesión de Kim Jong-un a la jefatura del gobierno en Corea del Norte, repasamos la historia reciente de estos dos hermanos tan próximos y a la vez tan distantes.

El paralelo 38 marca la frontera entre dos mundos enfrentados, y sin embargo, a juicio de muchos analistas, condenados a entenderse y quizás, con el tiempo, a reunificarse.  ¿Pero cómo se llegó a este punto? ¿Cómo se gestó esta última frontera de la Guerra Fría que aún hoy nos mira desafiante más allá de la globalización y de la caída del bloque soviético que la vio nacer?

Un poco de historia

Para entenderlo un poco mejor, deberíamos retroceder en el tiempo, concretamente hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, momento en el que con la derrota definitiva de Japón, la península de Corea quedo libre del dominio nipón.  Entonces, como consecuencia de los acuerdos de Postdam,  la Unión Soviética por el norte y Estados Unidos por el sur ocuparon el territorio tomando como línea divisoria el paralelo 38.  El objetivo de unificar Corea bajo un sólo mando pronto se vio impedido por dos culturas e ideas políticas opuestas que tomaron Corea como el primer escenario de lo que luego sería la Guerra Fría.

 

Así pues, en el norte se estableció en 1948 la República Popular de Corea, régimen comunista dirigido por Kim il Sung; mientras que en la mitad sur de Corea se creó la República de Corea, régimen autoritario dirigido por Syngman Rhee, fuertemente anticomunista. El triunfo de la revolución roja en China en 1949, trastocó el equilibrio de fuerzas en toda la región y bajo inspiración de Stalin, que quería recuperar terreno en Asia, el norte invadió al sur, arrasando en un primer momento a las fueras surcoreanas, que apenas pudieron replegarse en torno a Pusan.

Con la entrada de Estados Unidos al mando de un grupo de fuerzas de la ONU en defensa del sur, estalló la Guerra de Corea (1950-53). Después de tres años de conflicto, la Unión Soviética manifestó su intención de que existieran dos sistemas diferentes en la península. Éste “empate militar” llevó a la apertura de negociaciones que concluirían en julio de 1953, poco después de la muerte de Stalin, con la firrma del armisticio.  En dicho tratado se acordaron las actuales fronteras entre ambos países, que serpentean en torno al paralelo 38.

Las dos Coreas

Como si de vasos comunicantes se tratara, las dos Coreas han vivido ciclos opuestos en cuanto a riqueza y crecimiento.  Primero fue el norte el que en los primeros años se configuró como el más exitoso de los regímenes comunistas, conociendo un crecimiento sin parangón en las dos primeras décadas, en la que pasó de ser un país básicamente agrícola a tener una poderosa industria pesada, merced de los planes quinquenales y de una economía cuidadosamente planificada. Su PIB per cápita fue mayor que el de Corea del Sur hasta bien entrada la década de los setenta.

Ahora la situación se ha revertido: sólo el 2% del PIB  de Corea del Sur procede de la agricultura, comparado con el 20 o 25% del norte.  Es además un país puntero en I+D, un gran exportador mundial, y un aliado natural de Estados Unidos, frente a una Corea del Norte cuya economía planificada sufrió un golpe de muerte con la caída de la URSS en 1991 y que hoy, aislada por el bloqueo y las sanciones por su programa nuclear, no le permite más que una economía de subsistencia que en ocasiones se ha demostrado ineficaz para ni siquiera alimentar a su propia población, como ocurrió durante las hambrunas de1995-1999.

Perspectivas de futuro

El gran problema que tiene el norte es su aislamiento debido en gran medida al programa nuclear impulsado por el fallecido Kim Jong il.  Corea del Norte posee con su pequeño tamaño el tercer mayor ejército del mundo y considera las armas nucleares su mayor salvaguarda contra un mundo occidental hostil.  Desde Pyongyang se afirma que abandonará las armas nucleares cuando Estados Unidos firme un tratado que ponga fin a la Guerra de Corea de hace 60 años. (las dos coreas nunca llegaron a firmar la paz, sólo un armisticio).

Pero este aislamiento es también consecuencia de la filosofía oficialista “Juche” que considera la independencia del exterior y el autoabastecimiento de capital importancia para mantener los ideales de la revolución.  Por ello, Corea del Norte es uno de los países más aislados del planeta, hecho que se evidencia en todos los campos, como por ejemplo la no conexión a Internet.  Los norcoreanos poseen su propia red particular, una especie de intranet bien controlada y vigilada por el sistema.

Corea del Sur, por contra, posee la banda ancha más rápida del mundo.

Acuciado por la necesidad de cambiar algo su economía para alimentar a su población Kim Jong-il empezó una ligera apertura económica, permitiendo un cierto capitalismo de estado con negocios privados y exportaciones, si bien, su casi único cliente y aliado es China.

Corea del Sur ha crecido mirando siempre con temor a sus hermanos del norte. Uno de los puntos básicos de la política surcoreana en los últimos años ha sido que postura adoptar frente al régimen norcoreano.  Dos grandes líneas se han venido trazando: la más aperturista y moderada conocida como “rayo de luz” y la línea dura representada por los conservadores del partido nacional, hoy en el gobierno. La línea del rayo de luz, o sunshine policy opina que las sanciones y amenazas de los gobiernos occidentales han dañado más que mejorado las perspectivas de una futura reunificación.  Presentada por el Partido Demócrata Centrista Reformista bajo el mando del presidente Kim Dae-jung tiene como uno de sus principales valedores el emporio empresarial Hyundai Asan quienes han sido pioneros en establecer relaciones comerciales con el norte, y que por cierto, han estado en una comitiva presentando sus respetos al fallecido Kim Jong-il.

Partidarios de la línea dura creen que el diálogo y el intercambio con Corea del Norte no ha hecho sino continuar con el régimen de Kim Jong-il considerándo que el aislamiento es la única vía eficaz para que el régimen se colapse permitiendo una futura reunificación.  Estas afirmaciones encontraron su contrapartida en los ataques que sufrió el sur el año pasado: el hundimiento de un barco de guerra y el bombardeo de una isla, que sin embargo algunos analistas interpretaron como el síntoma de turbulencias internas en el régimen norcoreano, lo que podría significar el inicio de una época de transición en Corea del Norte.

Hablando de una hipotética reunificación, su coste para la economía surcoreana sería enorme, por lo que no son pocos los expertos que viendo el ejemplo de la reunificación alemana (y la diferencia entre las dos coreas es mucho mayor), desearían posponerla lo más posible, hasta que la economía del norte pudiera ser sobrellevada por el sur.

Una herencia envenenada

A pesar de los impresionantes fastos del entierro de su padre, su heredero se enfrenta hoy a la difícil misión de mantener con vida esta peculiar dinastía comunista.  Mientras que su padre fue preparado durante 30 años por Kim Il-sung para el acceso al poder, Kim Jong-un es un veinteañero sin experiencia conocida y apenas ha contado con un par de años antes de ponerse al mando.

Además, recibe un país enemistado con la mayor parte del mundo, cuyo régimen ha cosechado numerosas denuncias de violación de los derechos humanos, y su acceso al trono podría estar dificultado por diferentes poderes que, de no ser capaz de dominar, podrían ponerse en su contra, ya que tres burocracias, la del Partido, la militar (tremendamente fortalecida durante el mandato de su padre), y la del Gabinete lucharán por su parcela de poder e influencia.

En cuanto a la situación exterior, tan sólo China parece tener hoy una influencia real sobre Corea del Norte. Aunque los norcoreanos también sospechan de los chinos, necesitan su protección y ayuda económica, como evidencia que el padre del actual líder visitase China cuatro veces en sus últimos 16 meses de su vida.  Su apoyo estratégico para que reforme su sistema abriéndolo más al exterior hacen presagiar que pueda actuar como “país bisagra” en una eventual situación de conflicto o de negociación futura.

Kim Jong-un deberá decidir que política elegir.  El resto del mundo solo puede esperar y observar

QUIÉN ES QUIEN

Kim Jong-il

Líder supremo de Corea del Norte, falleció a la edad de 69 años el 17 de diciembre de 2011, tras asumir el poder de su padre y fundador del régimen Kim Il-sung en 1994.

Entre sus logros se encuentra el haber reducido la crisis humanitaria del país y el haber intensificado relaciones comerciales y diplomáticas con China.  Otro de sus logros fue el acercamiento a Corea del Sur en 2000 lo que dió lugar a un acuerdo de cooperación económica en el Parque Industrial de Kaesong.  Por contra, ha sido duramente criticado por su nulo respeto por los derechos humanos, su represión interior y el aislamiento internacional al que ha abocado el país debido a su programa nuclear.

Kim Jong-un

Nacido no se sabe bien si en 1983 o 1984,  es el cuarto y último hijo que tuvo Kim Jong-il con su tercera y última pareja. Educado en Berna (Suiza), pero sin demasiado contacto exterior con occidente, habla un buen alemán e inglés.  El 1 de junio de 2009 fue designado por su padre como su sucesor como Presidente de la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte, cargo que comenzó a ejercer en diciembre de 2011 tras la muerte de este.

Con anterioridad a su designación como sucesor de su padre, su hermanastro Kim Jong-nam había sido señalado varias veces como posible heredero, pero perdió el favor paterno tras ser descubierto intentando entrar en Japón con pasaporte falso.

El 17 de diciembre de 2011, Kim Jong-il murió. La televisión norcoreana dio por hecho que Kim Jong-un sería el nuevo líder del país, aunque algunos analistas internacionales opinan que el poder fáctico lo asumirán algunos familiares cercanos como su tío Chang Sung-taek, a modo de regencia temporal, debido a la inexperiencia del hijo del “Querido líder”

El 29 de diciembre de 2011, al finalizar las exequias de Kim Jong-il, Kim Yong Nam, Presidente de la Asamblea Suprema del Pueblo, confirmó a Kim Jong-un como líder supremo de la nación mediante un discurso en la Gran Plaza de Pionyang.

Fuentes: Wikipedia y BBC Mundo

Lee Myung-bak

fuente: zimbio.comNacido en Japón, fue el quinto de siete hermanos de una familia de jornaleros surcoreanos que trabajaban en Osaka cuando el país del sol naciente administraba Corea como una colonia. 

Es el décimo y actual presidente de Corea del Sur, cargo del que tomó posesión el 25 de febrero de 2008 tras ganar por holgada mayoría de las elecciones celebradas en diciembre de 2007, que suponen el retorno al poder, tras dos administraciones consecutivas del partido liberal-progresista, de la tendencia conservadora representada por el Gran Partido Nacional. Antiguo patrón del gigante industrial Hyundai, cuatro años alcalde de Seúl y el primer mandatario del país procedente del mundo de los negocios, Lee Myung Bak ha basado su triunfo en las promesas de dinamizar la economía surcoreana y generar empleo mediante un ambicioso programa de obras públicas. Las urnas le han sonreído pese a la investigación judicial de ciertos aspectos oscuros de su anterior ejecutoria empresarial.

Fuente: Cidob.org

Anuncios